Web Analytics Made Easy -
StatCounter
Review del iPhone 4

Review del iPhone 4

Ahora que llevamos un día usando el nuevo iPhone 4, podemos hacer una pequeña review para comentar como funciona el terminal, que tal están las mejoras y si son reales los problemas encontrados.

Para empezar, os dejo algunas fotos del unboxing, donde vemos un cambio en el diseño de las cajas. En el interior encontramos, además del teléfono, el pequeño cargador británico, un cable usb y unos auriculares con micrófono, además, una pequeña guía de uso y unas pegatinas de Apple.

La primera sensación que deja el teléfono al cogerlo, es la robustez, recordándome un poco a la sensación al coger el iPhone 2G, al fin y al cabo, el 3G y 3GS se notan un poco plasticosos. También se sienten los gramos de más, que aunque son pocos (2 gr), dan la sensación de ser más.

Una vez fuera de la caja había que ponerlo en marcha, y para eso necesitábamos recortar la SIM. Por suerte, yo no tuve que hacerlo, así que la recortaron por mi, funcionando perfectamente. En cuanto el teléfono salga en España, ya no habrá que hacer esto, ya que serán las mismas operadoras las que facilitarán las micro-Sim.

Una vez la SIM insertada, aparece la pantalla de emergencia, y hay que decir que nunca había lucido tan bien. El “Retina Display” definitivamente no es solo publicitario. Esos píxeles de más se notan, y mucho. Al ser libre, simplemente hace falta conectarlo a iTunes para que este lo active automáticamente y poder empezar a disfrutar de la nueva pantalla en todo su esplendor.

Ya hemos publicado alguna foto comparando los pixeles de la pantalla del 3GS con al del iPhone 4, pero yo he querido hacer una nueva demostración, así que os dejo estas fotos comparativas (izquierda iPhone 4 – derecha iPhone 3GS).

El uso del teléfono es sensacional, rápido y sin problemas (también hay que tener en cuenta que por ahora tengo poca cosa, pero es de suponer que esto no cambiará), pero no mucho más que un iPhone 3GS, al menos en lo que se refiere a navegación por menús y demás. Comparando mano a mano el iPhone 4 y el 3GS, se mueven practicamente igual. Al abrir las aplicaciones es cuando empezamos a ver la potencia extra del iPhone 4, abriéndose más rápidas que en el 3GS (aunque hablamos de velocidades solo comparables si tenemos los terminales juntos).

Hablando de aplicaciones, además de en al velocidad, lo primero que salta a la vista es que el aumento de resolución no le sienta bien a la mayoría de aplicaciones y juegos, ya que ahora los defectos y píxeles se aprecian mucho mejor. Al fin y al cabo, se ha aumentado la resolución de la pantalla, así que los elementos han tenido que “crecer” para adaptarse a la resolución y por eso pierden calidad. Así que habrá que esperar a que los desarrolladores se pongan las pilas, y empiezen a usar gráficos de más resolución para no perder calidad y aprovechar las capacidades de la nueva pantalla. Un ejemplo claro es GodFinger, el cual ya se ha actualizado y además de moverse sin problemas (en el 3GS iba a tirones de vez en cuando), luce de manera espectacular.

En las aplicaciones donde se nota mucho el cambio, es en las que muestran texto. Los textos generados automáticamente se ven de lujo, pero los textos que forman parte de la interface, se ven pixelados.

Otro punto donde se nota la mejora de la pantalla, es en los iconos del dashboard. Los que vienen por defecto, se ven estupendamente, pero a la que nos bajamos alguna aplicación de la App Store, estos se ven pixelados y desmerecen el aspecto tan bonito del dash, de igual forma que con las apps en si, los desarrolladores tendrán que empezar a usar iconos de mayor resolución (GodFinger también ha actualizado su icono, así que juntamente con el de iMovie, lucen acorde al resto de iconos por defecto).

Otra de las novedades son las cámaras: la nueva frontal y al actualizada trasera. Empezando con la nueva, decir que cumple su cometido, sin más. Al fin y al cabo es una cámara VGA, así que no esperéis una calidad increible en las fotos. Se usará para el FaceTime y para ver si nos hemos peinado/maquillado bien. La trasera es otro cantar, ya que la mejoría se nota. No solo por el aumento de resolución con sus 5 MP, sino con el añadido del sensor retroiluminado. Este sensor, hace que las fotos salgan mejor, aún cuando no predomina la luz, sobretodo en interiores, aunque tampoco esperéis milagros, sigue apareciendo ruido, solo que ahora se ven más nítidas.

Como dicen que es mejor una imágen que 1000 palabras, aquí os dejo una comparación de una foto hecha en las mismas condiciones desde un iPhone 4 y un 3GS (izquierda iPhone 4 – Derecha iPhone 3GS).

En esta foto podéis ver como el modo macro también se ha mejorado, pudiéndonos acercar más a los objetos a fotografiar ya que se ven más nítidos (izquierda iPhone 4 – Derecha iPhone 3GS).

También os dejo una foto hecha en exterior, igualmente comparando entre el 3GS y el 4 (izquierda iPhone 4 – Derecha iPhone 3GS).

Para terminar con las fotos, aquí tenéis una foto hecha con el flash y sin él, para que veáis la potencia que tiene.

El otro tema relacionado con la cámara, es el vídeo, ahora en HD con una resolución de 720p y 30 fps. Por ahora, solo hemos grabado un vídeo en Londres, y se ve muy bien, aquí podéis verlo desde YouTube (está editado desde la aplicación de iMovie en el iPhone 4).

El teléfono, nos permite grabar vídeo haciendo uso del flash y podremos encenderlo y apagarlo durante el propio vídeo.

Sobre la duración de la batería, poco puedo comentar al respecto. Lo encendí ayer a eso de las 11-12 y me ha durado hasta esta mañana, aunque no estaba cargado del todo, así que ahora que lo he cargado de nuevo, veré cuanto me aguanta y actualizaré el post con los resultados.

Las primeras pruebas de batería son bastante decepcionantes. Por ahora no he conseguido que me dure más de un día. Y no le doy más uso del que le daría un día normal, así que por esa parte estoy algo defraudado. Esperaba mucho más. De cualquier forma no me gusta nada la forma que tiene el nuevo iOS 4 de gestionar la multitarea, así que quizás tengan algo que ver esas aplicaciones en segundo plano.

El Facetime (videoconferencia para el resto de mortales), esa característica que en su momento fracasó en el resto de teléfono, tiene la opción de triunfar en el iPhone 4 o volver a quedarse en el olvido. Pero eso dependerá del uso que le la gente. Nosotros hemos podido probarla hoy mismo y decir que funciona bien. La calidad del vídeo, es aceptable, aunque no perfecta, pero cumple su cometido. Para usarla solo hay que llamar a una persona y proponerle la videollamada, o directamente seleccionar la opción de facetime. Ya dijimos que esta función no gastaría minutos de los planes de datos, algo obvio ya que solo funciona por wifi, pero mi duda es sobre el tratamiento que recibe la llamada después de pasar al modo facetime. No se si esta se corta o permanece en “segundo plano” mientras hacemos la videoconferencia. Habrá que investigar más al respecto. De 4 videollamadas que hemos hecho, 3 han funcionado sin problemas, pero una cuarta se quedaba clavada  cada pocos segundos, haciendo imposible mantenerla correctamente.

En estas fotos podéis ver el Facetime en funcionamiento, aunque las fotos no le hacen fortuna, ya que en movimiento no se ve tan mal.

El altavoz suena más alto que el del iPhone 3GS (hablando de música, vídeos, juegos y demás) y parece que no distorsiona al poner el volumen al máximo. En llamada no hemos tenido ocasión de probarlo.

El tema de los problemas que dicen que tiene el iPhone 4, por ahora puedo decir sobre la decoloración, que mi terminal no se ha visto afectado (al menos por ahora), por ningún tipo de mancha ni franja. Sobre la pérdida de cobertura cuando se coje con la mano izquierda, decir que es “real”, pero con matices que explicaré en otro post con un vídeo para que lo veáis vosotros mismos. En todo el día de ayer, de uso “real” no noté ningún tipo de problemas.

Si tenéis alguna pregunta sobre el terminal, no dudéis en usar los comentarios e intentaré contestarla lo mejor que pueda.

Otros artículos
Rebajas Udemy Black Friday
Cursos de programación para iOS rebajados a 9,99€ por el Black Friday